shutterstock_188415923

Diseño web adaptativo, ¿una asignatura pendiente?

In Diseño by DircomNewsLeave a Comment

Hace unos meses leíamos con sorpresa que sólo dos empresas del IBEX 35 tienen la web adaptada a móviles y tabletas. ¿Por qué este hecho se convierte en noticia? Otras cifras del Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) nos indican que sólo el 35% de las empresas y el 6% de las pymes apuestan por el diseño adaptativo. ¿Por qué es importante que una web ajuste su contenido al tipo de dispositivo desde el que se accede?

Aclaramos estas cuestiones y nos acercamos al diseño web responsive y adaptive, dos técnicas que, a pesar de que hace años que existen, muchas empresas todavía desconocen. Implementarlas es clave para satisfacer las necesidades de los usuarios y ajustarse a los requerimientos específicos que la tecnología móvil demanda.

El 74% de los españoles se conecta a Internet con su smartphone cada día, según un estudio de Google encargado a Ipsos y TNS. Para muchos, este dispositivo se convierte además en el único punto de conexión con la red, ya sea accediendo a través del navegador tradicional como desde aplicaciones. Las aplicaciones son caras y no todas las empresas pueden desarrollar una propia. En cambio, sí que pueden tener una web. Pero, ¿de qué sirve una web si el usuario no puede leerla correctamente desde su móvil ni navegar por sus distintos menús desde su tablet?

Es aquí donde cobra importancia el diseño web adaptive o responsive. Dos conceptos similares pero con sus propias especificidades. A grandes rasgos, el primero está pensado para un dispositivo móvil en concreto. En cambio, en el diseño responsive, la estructura y el contenido web se va adaptando al espacio de la ventana del navegador según su tamaño, por lo que sirve para cualquier tipo de dispositivo móvil y PC.

En el diseño adaptive, el servidor detecta el dispositivo que accede a la web y le envía un el contenido adaptado al mismo. Entre sus ventajas, tal y como explica Carlos M. Cámara en el blog Gnumla.com, encontramos una mejora en la velocidad de carga de la página ya que ésta no envía contenido innecesario y no obliga al dispositivo a cambiar cómo se muestra ese contenido. También permite crear experiencias web y diseños distintos y específicos para cada dispositivo. La desventaja: su desarrollo es más caro.

En cambio, en el diseño responsive se envían siempre los mismos contenidos y es el móvil, la tablet o el ordenador el que realiza el trabajo de adaptar la visualización a la pantalla. Esta adaptación se suele realizar apilando las columnas o módulos que forman la web, mostrando en la pantalla de nuestro móvil primero las columnas que estén más a la izquierda y finalmente las de la derecha de nuestro diseño. Simplemente debemos vigilar que los bloques de contenidos sigan un orden lógico y fácil de rotar.

¿Ventajas? Sólo necesitamos un único diseño para todo el sitio. Por otra parte, como los diseños responsive utilizan el tamaño de la pantalla del dispositivo para adaptar el contenido, nos aseguramos que un mayor número de dispositivos verán correctamente el sitio. En general, ahorramos tiempo y coste de diseño, disponemos de una única URL, nos aseguramos que la web es soportada por todos lo navegadores y ganamos un mayor posicionamiento porque Google lo valora positivamente ya que se resuelven incidencias de duplicación de contenidos.

Así que, adaptive o responsive, la elección dependerá del contenido que queremos ofrecer en nuestra web. Lo que es seguro es que mejoraremos su usabilidad y ofreceremos una experiencia de navegación más satisfactoria, lo que hará que los usuarios quieran volver a visitar nuestra web o a comprar en ella. Y con eso, ya sabemos que a la larga lograremos fidelización y mayores beneficios.

DircomNewsDiseño web adaptativo, ¿una asignatura pendiente?

Leave a Comment