shutterstock_255186550

El nuevo estadio de la comunicación

In Firmas invitadas by DircomNewsLeave a Comment

Por Josep Salvat, profesor en ESIC Business School y en el IL3-UB (@josepsalvat).

La comunicación ha cambiado mucho en esta última década y cambiará a una velocidad de vértigo en los próximos años. Vamos a más, a mucho más. Cuando explico a mis alumnos de ESIC que hace dos días en Panasonic (en 1999) enviaba las notas de prensa a los periodistas en un sobre de papel y con las imágenes en diapositivas con marco de plástico me miran como si fuera un extraterrestre.

Hoy desde las consultoras de comunicación y desde las empresas seguimos usando el teléfono (inventado en 1876) para comunicarnos con muchos periodistas, una especie en vías de extinción, pero de distinto modo. Cuando colgamos el teléfono, o en el transcurso de la conversación, localizamos el perfil del redactor en Twitter y podemos hacerle un “follow”. Él si lo desea puede devolvernos la conexión…

También podemos ver su historial profesional en LinkedIn o su lado más humano, íntimo y personal en Facebook y solicitar así una “amistad” o una conexión más profesional. Con muchos periodistas me comunico incluso por Whatsapp! A otros tantos también los leo asiduamente en sus blogs. 
Del mismo modo, como profesional de la comunicación y las relaciones públicas, no concibo que nadie dedicado a este oficio no sienta hoy como mínimo un poco de curiosidad por esto que hoy llamamos las redes sociales.

Sospecho de quien no tiene un perfil algo elaborado en linkedin, facebook o en twitter o de quien asegura que no tiene tiempo para el Social Media y no me canso de insistir a mis alumnos de ESIC de lo importante que es activar hoy esta faceta personal en la Red. Entiendo que un blog es algo más elaborado y que requiere una dedicación especial para elaborar contenidos relevantes para los lectores. Pero tener un perfil digital es clave en este nuevo estadio de la comunicación del siglo XXI.

“Si no eres digital no existes”, afirmaba un conferenciante no hace mucho en una ponencia sobre el social media. Tal vez sea una sentencia demasiado firme pero no iba mal encaminado. Vivimos un presente cargado de tecnología que ha cambiado nuestras vidas, usos y costumbres, un tecno presente para vivir interconectados. Los perfiles  en Internet nos permiten comunicarnos mejor y explicar mejor quiénes somos y qué es lo que sabemos hacer. Somos más accesibles y tenemos más acceso a numerosos espacios de conversación.

Nos permiten estar cerca de los medios de comunicación. Las redes sociales nos permiten opinar e interactuar como nunca habíamos podido hacerlo hasta la fecha, tanto con empresas como con los medios. Nos permiten ser fácilmente localizables por los cazatalentos y compartir nuestro conocimiento con profesionales de nuestro sector.

Compartir. Esta es una de las palabras clave. Compartir y ser generoso. Explicar lo que haces, mostrar lo que sabes hacer. No hay mejor publicidad para cualquier experto en una disciplina concreta (las relaciones públicas, por ejemplo) que dejar que los demás “vean” cómo trabajas.

La comunicación es algo “muy extraño”, apuntaba un profesor. Cierto. En un mundo globalizado en el que la Red de redes nos permite explicar mil cosas, la comunicación entre personas sigue teniendo afortunadamente un componente de emoción. Las personas desean conectar con personas y las personas necesitan emocionarse.

De nada servirá un perfil digital bien trabajado si luego, estimado profesional, no sales a la “calle” a venderte. El mundo online y el mundo offline se mezclan y se complementan y, lo más importante, se necesitan.

La comunicación efectiva a veces es un don: una mirada a los ojos, encajar una mano firme, un discurso, un relato bien estructurado o un mensaje clave. Para conectar con un público o un auditorio o para vender un producto o para “vender” una historia a un medio de comunicación hace falta dominar (o practicar) el arte de la comunicación y tener una estrategia.

El resto es leer y escribir sin parar. Leer a los medios, escuchar el entorno de forma activa, participar en conversaciones, no perder el espíritu crítico, ser curioso y capaz de adentrarse sin miedos en un futuro tecnológico que ya está aquí. Ser capaz de probar cosas nuevas, sin prisas pero sin pausas. Ser capaz de trazar caminos sin saber adónde nos llevan. Estamos inmersos en esta nueva era de la comunicación.

DircomNewsEl nuevo estadio de la comunicación

Leave a Comment