shutterstock_226276627(1)

El peligro de enviar demasiadas notas de prensa

In Estrategias, Firmas invitadas, Prensa & PR by DircomNewsLeave a Comment

Por Natalia Pastor, periodista.

Junto con la ya famosa ‘muerte de éxito’,  existe otro tipo de muerte menos conocida, más silenciosa pero igualmente letal en el mundo de la comunicación: se trata de la muerte por empacho, o cómo matar el interés del periodista mediante la depurada y no menos costosa técnica del suministro indiscriminado de notas de prensa.

No es nada nuevo: lo poco gusta y lo mucho cansa. No recuerdo de quién es la frase. En cualquier caso, ya sabemos lo que significa. En comunicación, encaja perfectamente para ilustrar los daños y perjuicios que puede ocasionar un uso indebido del envío de notas de prensa. Por mucha información de valor que éstas contengan, el abuso podría hacer deslucir su calidad y, sin remedio, su efectividad. Éste es uno de los pecados en los que no debemos caer: la gula.

¿Podemos basar una campaña de comunicación en el envío de notas de prensa? Podemos. Pero ¿y si el envío es indiscriminado y no pautado y obedece casi exclusivamente a los intereses comerciales del cliente? Entonces nos encontramos ante un claro caso de muerte anunciada. La causa: la ‘gula’. Redactar y enviar muchas notas de prensa no va a multiplicar los impactos en los medios, ni a mejorar la salud de nuestro cliente. Y en cualquier caso, nunca podrán funcionar como el único plato de una campaña de comunicación.

No será el primer caso ni tampoco el último en el que el cliente solicita la redacción de numerosas notas de prensa a lo largo de toda la campaña bajo cualquier pretexto: novedades, producto, lanzamientos, acuerdos, colaboraciones, etc. Incluso su propia ansiedad. ¿Todas ellas pueden ser noticia y encajar en el medio adecuado? Habría que analizarlo. Y, en cualquier caso, deben ser administradas en las cantidades adecuadas, siguiendo el bioritmo que nos marca la actualidad y la naturaleza propia de cada medio: temas de interés, cierre de edición, espacio que tiene el redactor, etc. Por si fuera poco, la redacción de estas notas ocupa un tiempo valioso para pensar en nuevas ideas que nos permitan sorprender al periodista con una nueva propuesta. Debemos saber reciclar no sólo lo que decimos sino cómo lo decimos. Por muy apetitosos que éstos sean, ¿quién no se cansará de recibir a diario la misma caja de bombones? Un poco de comunicación ‘de autor’, por favor.

Por ello, es necesario cuidar al periodista formulando ciertas preguntas que responden a la gran máxima: ¿a ti te gustaría que te lo hiceran? Es muy fácil. Pongámonos en su piel: un buzón lleno, el mismo titular con baile de cifras, una nueva promoción comercial disfrazada de nota de prensa… No parece muy atractivo, por lo que no podemos enviar siempre notas de prensa que finalmente lo único que nos habrán hecho perder es el tiempo y (con eso no se juega) el interés del periodista.

 

 

DircomNewsEl peligro de enviar demasiadas notas de prensa

Leave a Comment