La orientación al marketing interno, clave del éxito empresarial

In Estrategias by Aureli VázquezLeave a Comment

Por Eva Toló, responsable de Marketing de Bcnpress

Es conocido por todos que la principal finalidad de toda organización es la obtención de la máxima rentabilidad y satisfacción de sus clientes.

Para alcanzar este objetivo está claro que las empresas se centran básicamente en el marketing externo, pero…¿tienen siempre en cuenta la importancia del marketing interno? Hoy me gustaría dedicarle un poco de atención a este concepto y aclarar algunos términos. ¿Quieres conseguir relaciones “win-win” entre la compañía y los empleados?

En primer lugar, no puede faltar una definición clara y básica. Llamamos marketing interno al conjunto de actividades de comunicación orientadas a promover los valores y la filosofía de marca de una organización entre sus trabajadores. ¿Por qué si contamos con un plan de marketing externo nos olvidamos muchas veces del plan de marketing interno? Ambos están interrelacionados y tienen un fin común: vender más y mejor.

Un buen plan de marketing interno debe contemplar los siguientes aspectos:

1. Planificar una estrategia para conseguir que los trabajadores se identifiquen con los productos o servicios que ofrece la compañía. ¿Cómo se consigue esto? Una buena comunicación interna, una filosofía de empresa bien definida y unos valores adecuados ayudarán a alcanzar este objetivo.

 2. Un trabajador es un cliente interno de la empresa. Un empleado motivado mostrará fidelidad hacia la marca y en consecuencia se sentirá partícipe de las distintas actividades llevadas a cabo. Esto creará coherencia entre la imagen externa e interna, mejorando sustancialmente la credibilidad del producto o servicio de cara al mercado. Eso sí, será importante que la comunicación emitida al cliente externo no difiera de los mensajes transmitidos internamente. Si aseguramos la conexión entre ambas comunicaciones la garantía de éxito es muy elevada.

 3. Un buen trato hacia el empleado mejorará los resultados y hará aumentar la productividad global. Del mismo modo que hablamos de clientes satisfechos, ¿por qué no hablar de trabajadores satisfechos? Los clientes internos que lleven la camiseta de la marca transmitirán buenas experiencias a los clientes externos. El marketing interno debe estar orientado, además de la mera comunicación, a tratar de convencer y procurar que el empleado comparta la filosofía y los valores de la empresa. ¿Existe mejor prescriptor de una marca que un trabajador que cree y confía en lo que vende su compañía?

 4. La importancia de elegir el canal adecuado. El canal de comunicación para hacer llegar el mensaje también deberá ser estudiado. Existen varias maneras de hacer llegar los diferentes comunicados: declaraciones del Presidente o del Director General en reuniones o convenciones, vídeos corporativos, mailings, reuniones más informales, etc.

 5. Definir presupuesto y plazo. A todo plan de marketing interno se le debe asignar un presupuesto y fijar unos plazos de ejecución reales. Igualmente, de forma periódica se realizará un seguimiento de cada una de las fases del plan. Si existen desviaciones será corregidas para evitar apartarnos del objetivo final. El medir resultados es básico para saber qué se ha hecho bien o mal y actuar en consecuencia para futuras acciones.

Además de estos, existen muchos otros factores a tener en cuenta a la hora de elaborar un plan de marketing interno. En conclusión, de todo lo anteriormente expuesto, me gustaría recordar dos conceptos clave:

  1. Un buen marketing interno favorecerá el “win-win” entre la empresa y sus trabajador.
  2. Los empleados son clientes internos de la propia compañía.
Aureli VázquezLa orientación al marketing interno, clave del éxito empresarial

Leave a Comment