shutterstock_225275248(1)

¿Qué debo exigirle a mi agencia de prensa?

In Prensa & PR by Aureli VázquezLeave a Comment

Contratar una agencia o gabinete de prensa es el primer paso para dar a conocer nuestra firma al gran público, y desde luego es una inversión en imagen que nos proporcionará interesantes réditos a medio plazo. No obstante, es bueno saber exactamente qué debemos esperar de nuestra agencia. A continuación formulamos algunos de los puntos clave, aplicables a cualquier agencia de prensa en general.

1. Honestidad.
El trabajo de una agencia de prensa puede y debe estar basado en la honestidad. Su fundamento es una relación a tres bandas: periodista, agencia, cliente. Los tres deben ganar, porque si no, lógicamente no tiene sentido. Así que se trata, para entendernos, de una relación win-win-win. El beneficio del cliente está claro –repercusión mediática–, y el de la agencia también –recibe una remuneración–. Ahora bien, a menudo se olvida el interés del periodista, que también debe ganar. No basta con darle ‘información para llenar su periódico’. Es un error grave: los periodistas tienen información de sobras, créame. También los periodistas locales la tienen, contrariamente a lo que muchos puedan pensar. 
Así que, para que participe de nuestro ‘triángulo perfecto’, el o la periodista debe recibir informaciones veraces, transparentes y de interés para el público en general. Repito: para el público general. Proporcionar a la agencia una información falsa, o inexacta, o intrascendente, equivale a romper esa triple relación. En definitiva: debemos pedir –exigir– a nuestra agencia que sea honesta. Y esa misma honestidad debe exigirse también al periodista cuando aborde la redacción o el enfoque de nuestra empresa.



2. Trabajo.
 Hay que deshacer uno de los grandes mitos de la profesión: un agente de prensa no es un relaciones públicas. Lógicamente, su trabajo tiene mucho en común, pero es conveniente saber que no se trata de lo mismo. Por eso no debemos exigir a nuestra agencia que llame a todos sus contactos para cantarles las bondades de nuestra firma, ni muchos menos pedirle que presione a los redactores para que publiquen nuestras notas de prensa –¿recuerda? Win-win-win–. En cambio, sí podemos exigirles trabajo. ¿Cómo sabremos que nuestra agencia está trabajando para nosotros? En realidad, es algo fácil de medir: hay una comunicación habitual, nos proponen posibles notas de prensa, nos formulan críticas constructivas sobre nuestra información, nos asesoran cuando se lo pedimos, nos comentan periódicamente la evolución de las acciones de prensa…

3. Resultados.
Que nadie se engañe: lo que importa son los resultados.Sin ROI, ninguna inversión tiene sentido. Pero, ¡cuidado! Seamos prudentes a la hora de valorar este aspecto. El trabajo de una agencia de prensa debe valorarse a medio y largo plazo. Si espera ver resultados significativos en tres meses, olvídese de contratar una agencia. Durante esos primeros meses, exija otra clase de resultados. Por ejemplo: un buen dossier de prensa, una estrategia clara sobre los medios a los que se dirigirá la agencia, una planificación de los mensajes, etc.

4. Proactividad.
Identificar los mensajes noticiables es una responsabilidad compartida entre su empresa y la agencia. A su empresa le corresponde colaborar en la aportación de información, como es lógico. Pero es la agencia quien debe llevar la iniciativa de forma proactiva. ¿Cómo? Sugiriéndole mensajes interesantes eidentificando puntos noticiables que tal vez usted no ha podido distinguir. Desconfíe de su agencia si durante dos meses no se comunica con usted “porque estábamos esperando alguna información por vuestra parte”.

5. Espíritu crítico.
 El cliente no siempre tiene la razón, y usted lo sabe. El trabajo de una agencia no es dar coba a su cliente: eso es un claro síntoma de alarma con cualquier proveedor, en realidad. Su agencia debe hacer crítica constructiva sobre los mensajes que usted transmite porque para eso la ha contratado. Desde luego, debe mostrar un espíritu constructivo, pero eso no está reñido de ninguna manera con el rigor profesional.

6. Sinceridad.
Ni usted ni su agencia deben temer las noticias negativas. A menudo, una entrevista pactada en un diario importante será desconvocada pocas antes de la hora prevista. O tal vez una televisión que ha grabado fantásticos planos de sus instalaciones decidirá finalmente no emitir las imágenes. Debe exigir a su agencia que sea absolutamente transparente al respecto. No debe excusar al periodista ni usted culpar a la agencia: sencillamente, algunos periodistas no son todo lo profesionales que deberían. Por cierto, un consejo para estos casos: olvídese de las reclamaciones y no pierda tiempo con ‘fe de erratas’. Asuma con naturalidad ese pequeño disgusto y permita que su agencia siga trabajando por usted.

Aureli Vázquez¿Qué debo exigirle a mi agencia de prensa?

Leave a Comment